Gente con cianuro

martes, 12 de febrero de 2013

Un día entre paréntesis... de febrero.

La cama por la mañana nos atrapa con su despiadada calidez que por la noche es difícil de encontrar y si la encontramos un mundo de pensamientos lejanos y moribundos nos absorbe como la esponja absorbe el agua, y cuando la cama nos secuestra en su cárcel es complicado desprenderse de ella, lo único que se puede hacer es armarse de valor y poner un pie en el frío suelo, vestirse, desayunar y pasar la mañana lamentandonos por la hora a la que nos acostamos la noche anterior.
Pero hoy ni la cama me ha retenido, ni cuando he puesto un pie en el suelo estaba frío y tampoco me he arrepentido por la hora en la que me desperté anoche.
La mañana era un paréntesis en una vida cotidiana más.
Y por la tarde cuando el sol aún pegaba con fuerza y el frío ese del que tanto hablan en televisión era un mero espejismo salí a andar y por el camino me encontré cosas simples y asombrosas pero casi invisbles.
Nubes que cambiaban de lugar al agachar la cabeza.
Un sol resplandeciente que hacía que miraras al suelo y pensaras en todos esos "bichejos" que viven en el suelo y que te hacían sentir un gigante con medidas desequilibradas.
Seguias corriendo y observabas como los pájaros echaban a correr despavoridos con tu presencia como si fueras un tirano y como al rato unas cortinas grises caprichosas se posaban en medio del sol y hundia el paisaje en un estado de penumbra pero tú mismo sabias como al rato esas nubes caprichosas dejaría paso a la luz y a la vida y por último te parabas a descansar un rato en el césped y decidías tumbarte y descubrías en esas selvas inmensas un pequeño insecto que sobrevivia al invierno.
Pequeñas cosas casi perfectas que llenan tu vida de luz en el momento indicado y hace que una inmensa sonrisa se esboce en mi cara en este preciso instante, pues me siento libre, ilusionado y con ganas de comerme el mundo.
Hoy no es día para tomar cianuro aunque si lo piensas bien...


2 comentarios:

  1. Es la primera vez que me paso por este blog y vaya, me ha impresionado, sobretodo tu descripción de un día normal y corriente.
    Aunque lo parezca ninguno lo es. Todos pueden parecer terriblemente monótonos pero...siempre se esconde algo en alguno de ellos :) o si no, hay que comenzar a buscar.

    Te sigo desde ya :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La supuesta normalidad depende de cada persona.
      Siempre hay que buscar algo para así poder encontrar algo.

      Me alegro de que te guste el blog.
      Gracias!!! y me paso por el tuyo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Crítica de An Education

Roja como la sangre.

An education

Relato erótico.

Translate