Gente con cianuro

miércoles, 21 de octubre de 2015

Rastro mojado.


Un rastro escrito en gotas de lluvia que caen sin parar. Un rastro borrado por el primer viento frío del otoño. Un rastro que no cesa, que ni es ni será.

El rastro, tras las palabras que he dejado en un charco, se ha quedado solo y mojado, húmedo y olvidado. El rastro de las palabras escritas en el agua que está cayendo, ha formado un riachuelo, por donde ahora pasan también los sueños y las ganas de algo más.


4 comentarios:

  1. "El rastro tras las palabras que he dejado en un charco se han quedado solas y mojadas, húmedas y olvidadas" me gusto esa frase, muy lindo el relato.
    Un saludo pequeño

    ResponderEliminar
  2. Hola, te cuento que hace tiempo le envié un mail a la persona que viene antes que yo, y todavía no tengo una respuesta, y no puedo saber dónde termino sin saber por dónde empiezo. En cuanto tenga novedades te respondo por esta vía.

    Por cierto, el texto es muy hermoso ;)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, te aviso que recién hoy me respondieron el mail, y ya pensé algo, así que mi cuento va a terminar en algún lugar de la costa atlántica de Inglaterra. Espero que puedas pensar en algo, saludos!

    ResponderEliminar
  4. El otoño y sus sentimientos encontrados...
    Precioso :)
    Saludos y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Crítica de An Education

Roja como la sangre.

An education

Relato erótico.

Translate